La huerta es un espacio donde se cultivan verduras y frutas para consumo personal.

La organización de este pequeño espacio verde es fundamental para garantizar una producción óptima y un buen crecimiento de tus plantas.

El tomate es una de las plantas más populares y queridas en nuestros jardines, pero ¿sabías que puede beneficiarse de la presencia de otras verduras junto a él?

En esta guía, le mostraremos qué vegetales debe plantar junto a sus tomates para aprovechar al máximo su huerto y promover un crecimiento saludable y armonioso de las plantas.

LEE:  El secreto para conseguir una abundante cosecha de tomates en tu balcón

Los principios de la cultura asociada

El cultivo intercalado es un método de jardinería que consiste en plantar juntos vegetales, hierbas y flores que tienen efectos beneficiosos entre sí.

Esta práctica, inspirada en la permacultura, aprovecha mejor el espacio, mejora la calidad del suelo y reduce el riesgo de enfermedades y plagas.

De hecho, algunas plantas atraen insectos benéficos, como polinizadores y depredadores de plagas, mientras que otras producen sustancias que promueven el crecimiento de sus vecinas. El cultivo intercalado es, por lo tanto, una forma ecológica y productiva de gestionar su huerto.

Verduras para plantar junto a los tomates

Estas son las principales verduras a tener en cuenta al plantar junto a los tomates:

  1. Calabacín: El calabacín es una hortaliza de la familia de las Cucurbitáceas que va muy bien con los tomates. Tiene la ventaja de cubrir el suelo con sus grandes hojas, lo que ayuda a retener la humedad y limita la proliferación de malas hierbas. Además, atrae polinizadores y depredadores de pulgones, que son plagas para los tomates.
  2. Zanahoria:  La zanahoria es una excelente compañera del tomate, ya que mejora la calidad del suelo aportando nutrientes esenciales para el crecimiento del tomate. También repele ciertas especies de gusanos del suelo que pueden dañar las raíces de los tomates.
  3. Guisantes:  Los guisantes son legumbres que fijan nitrógeno en el suelo, favoreciendo así el crecimiento de los tomates. También ayudan a retener la humedad del suelo y sofocar las malas hierbas. La presencia de guisantes en tu huerto también atraerá insectos polinizadores, que son beneficiosos para la producción de tomate.
  4. Remolacha:  La remolacha es un tubérculo que favorece la aireación y la fertilidad del suelo gracias a su raíz pivotante. También es rico en elementos minerales, especialmente potasio, que es esencial para el crecimiento de los tomates y la formación de frutos.
  5. Cebolla:  La cebolla es una planta bulbosa que posee propiedades repelentes frente a determinadas plagas y enfermedades. Por ello es interesante asociarlo con el tomate para proteger a este último del ataque de pulgón y de ciertas enfermedades fúngicas, como el mildiú.

Hierbas aromáticas y flores beneficiosas para los tomates

Además de las verduras, también se pueden plantar ciertas hierbas aromáticas y flores junto a los tomates para favorecer su crecimiento y protegerlos de las plagas.

He aquí algunos ejemplos :

  • Albahaca:  La albahaca es una hierba aromática que tiene propiedades insecticidas y fungicidas naturales. Repele moscas blancas, pulgones y mosquitos, a la vez que atrae a los polinizadores. Además, mejora el sabor y la calidad de los tomates.
  • Menta:  La menta es una planta perenne que tiene propiedades repelentes de insectos plaga del tomate, como pulgón, mosca blanca y hormigas. También atrae a los polinizadores y se puede utilizar para hacer estiércol insecticida natural.
  • Capuchina:  La capuchina es una flor comestible que atrae a los depredadores de áfidos, como las mariquitas y los sírfidos. También tiene un efecto repelente de ciertas plagas, como las orugas y la mosca blanca. Además, es rico en vitaminas y minerales, que pueden favorecer el crecimiento de los tomates.
  • Caléndula:  La caléndula es una flor anual que tiene propiedades insecticidas y nematicidas naturales. Repele pulgón, mosca blanca y nematodos, que son plagas del suelo que pueden dañar las raíces de los tomates. Además, atrae a los polinizadores y aporta un toque de color a tu huerto.

En conclusión, el cultivo intercalado es un método eficaz y ecológico para optimizar el espacio de su huerto y promover el crecimiento saludable de sus tomates. Al elegir las verduras, hierbas y flores adecuadas para plantar junto a los tomates, puede aumentar la productividad de su huerta y mantener sus plantas saludables. No dudes en experimentar con estas combinaciones para aprovechar al máximo tu espacio verde y disfrutar al máximo de los beneficios de la naturaleza.