El árbol de jade (Crassula ovata) es una planta suculenta muy apreciada por sus hojas carnosas y sus propiedades de buena suerte.

Originaria de Sudáfrica, tiene fama de traer prosperidad y suerte a quienes la cultivan.

Fácil de cuidar, este elegante arbusto se adapta bien a la vida en interiores y requiere pocos cuidados para prosperar.

Te guiaremos paso a paso en la plantación y cuidado del árbol de jade, para que puedas disfrutar de esta magnífica planta en casa.

LEE: ¡ Mira estas 15 increíbles plantas que sobreviven casi sin agua!

Elija la ubicación correcta

Para garantizar el crecimiento óptimo de su árbol de jade, es crucial proporcionarle una ubicación que se adapte a sus necesidades.

En primer lugar, la planta necesita mucha luz natural , por lo que se recomienda colocarla cerca de una ventana bien expuesta, preferiblemente orientada al sur o al oeste. Si falta luz natural, también puedes usar luces de cultivo específicas para proporcionar una iluminación adecuada.

No olvides voltear la planta regularmente para que todas las partes reciban suficiente luz y así evitar un desequilibrio en su crecimiento.

En cuanto a la temperatura, el árbol de jade tolera bien las variaciones, pero prefiere un ambiente con una temperatura entre 18 y 24 °C. Durante el invierno, es fundamental protegerlo de las corrientes de aire frío y asegurarse de que la temperatura no baje de los 10°C.

Plantar el árbol de jade: materiales y método.

Antes de comenzar, asegúrese de tener los materiales necesarios para plantar su árbol de jade:

  • Una maceta con agujeros de drenaje.
  • Una tierra apta para suculentas
  • Guijarros de arcilla o grava para facilitar el drenaje
  • Una regadera con un pico fino para un riego preciso

Comience llenando el fondo de la maceta con una capa de guijarros de arcilla o grava, para promover un buen drenaje y evitar que las raíces se pudran si se riegan demasiado.

A continuación, agregue la mezcla para macetas suculentas hasta aproximadamente un tercio de la maceta. Coloque con cuidado su árbol de jade en el centro de la maceta, asegurándose de que la base del tronco esté justo por encima de la superficie de la tierra para macetas.

Luego llene los espacios vacíos con tierra para macetas, apisonando ligeramente para asegurar un buen soporte para las plantas, y riegue moderadamente para humedecer la tierra.

También puede agregar una capa de grava o arena decorativa encima para lograr un atractivo estético y ayudar a retener la humedad.

Regar y fertilizar sabiamente

El riego adecuado es esencial para el correcto desarrollo del árbol de jade.

Dado que es una planta suculenta, necesita menos agua que la mayoría de las otras plantas de interior. La frecuencia de riego dependerá de la época del año y de la humedad ambiental, pero en general es recomendable regar la planta una vez que la tierra esté completamente seca en la superficie.

En verano, esto puede significar regar cada dos semanas, mientras que en invierno, el riego mensual puede ser suficiente. Cuando riegues, asegúrate de humedecer toda la superficie del suelo sin dejar que el agua se estanque en el fondo de la maceta.

Respecto a la fertilización, se recomienda llevar un abono específico para suculentas una vez al mes durante el periodo de crecimiento, generalmente entre primavera y otoño.

Diluya el fertilizante de acuerdo con las instrucciones del fabricante y viértalo en la tierra húmeda para macetas después de regar para evitar quemar las raíces. En invierno, suspenda la fertilización, ya que la planta entra en un período de descanso y no necesita nutrientes adicionales.

Podas y esquejes para un crecimiento armonioso

La poda del árbol de jade contribuye a su estética y buena salud.

Haga esto a principios de la primavera, antes del comienzo de la temporada de crecimiento. Use tijeras o una podadora limpia y afilada para cortar las ramas demasiado grandes, prestando especial atención a las ramas que se cruzan o crecen hacia adentro.

Además, asegúrese de eliminar las hojas muertas o marchitas para promover una mejor circulación de aire y prevenir la aparición de enfermedades.

Los esquejes tomados durante la poda se pueden usar para propagar su árbol de jade. Elija tallos sanos y vigorosos, luego déjelos secar durante unos días para permitir que los recortes formen una costra liviana.

Luego plante los esquejes en una mezcla de tierra para macetas y arena, asegurándose de que la base esté en buen contacto con el sustrato.

Mantenga una ligera humedad y coloque los esquejes en un lugar luminoso, pero sin sol directo. Las raíces deberían desarrollarse en unas pocas semanas, y luego puedes trasplantar los nuevos árboles de jade a macetas individuales.

Supervisar y prevenir problemas comunes

El árbol de jade generalmente no es muy susceptible a enfermedades y plagas, manténgase alerta para preservar su belleza y salud.

Los problemas más comunes suelen deberse a un riego inadecuado oa la falta de luz. Las hojas flojas o amarillentas pueden indicar demasiada agua, mientras que las hojas caídas o las ramas que se alargan desproporcionadamente indican falta de luz.

En estos casos, ajusta el riego y/o traslada la planta a un lugar mejor iluminado para solucionar el problema.

Plagas como la cochinilla, el pulgón o la araña roja también pueden afectar al árbol de jade. Inspeccione regularmente las hojas y los tallos para detectar su presencia e intervenga rápidamente en caso de infestación.

Puedes utilizar un bastoncillo de algodón empapado en alcohol al 70% para eliminar los parásitos, u optar por un tratamiento insecticida específico según la gravedad de la infestación.

Siguiendo estos consejos y prestando un poco de atención a su árbol de jade, podrá disfrutar de su belleza y buena suerte durante muchos años.

Esta planta robusta y elegante es un verdadero activo para su hogar, y cultivarla es una experiencia gratificante que le permitirá conectarse con la naturaleza mientras desarrolla sus habilidades de jardinería.