En un universo repleto de fuentes de estrés, los entusiastas de la nutrición saludable promueven la vuelta a la alimentación natural. El exceso de grasas, azúcares rápidos y aditivos muchas veces altera el bienestar de un individuo y perjudica su organismo. Debido a esta estrecha correlación entre cuerpo y mente, algunos han recurrido a alternativas orgánicas, incluidas plantas con propiedades medicinales. Entre estos últimos encontramos la albahaca, que puede usarse en la cocina pero también transformarse en aceite esencial. En este artículo, descubre cómo cultivar esta planta en casa.

La albahaca, cuyo nombre científico es  Ocimum basilicum , es una planta aromática originaria de Asia. Muy utilizado en la cocina mediterránea, se puede utilizar para preparar salsas, decorar ensaladas o hacer infusiones. Si esta planta es aclamada por los aficionados a la medicina china es porque está repleta de   vitaminas   y minerales que ofrecen un sinfín de beneficios al cuerpo humano. De hecho, la albahaca contiene varios nutrientes que incluyen provitaminas A, vitamina K, calcio, hierro y manganeso. Para disfrutar de esta planta aromática, puedes cultivarla en casa. Además de beneficiarte de la certeza de tener un producto ecológico, podrás disfrutar durante mucho tiempo de las propiedades de la albahaca.

Las reglas a seguir al plantar albahaca en casa. 

1. Plantar albahaca

La albahaca se puede cultivar en el jardín o en un jarrón colocado en el balcón. Para hacer esto, será necesario elegir un suelo universal que permita que las semillas crezcan de manera óptima. También opta por un jarrón de terracota de tamaño mediano ya que la planta puede alcanzar hasta 60 centímetros de altura.

Lea también: Mantenimiento de albahaca en maceta: consejos y técnicas de cultivo

2. La ubicación de las macetas

Las macetas siempre deben colocarse en un lugar soleado protegido del viento: esta planta necesita 6 horas de sol por día. Después de elegir la ubicación adecuada, llene las macetas con <>/<> de la tierra universal para macetas.

3.  Sembrando semillas

Siembre las semillas de albahaca en tierra para macetas escurrida, espaciada a unos centímetros de distancia. Cúbralos con tierra para macetas y luego apriete. Riegue con un poco de agua y luego cubra la olla con película de plástico.

4. El momento adecuado para cultivar albahaca

Es recomendable plantar albahaca cuando suben las temperaturas, en mayo o junio. El período de siembra preferido debe ser entre los meses de febrero y junio. Esta planta de condimento necesita una hermosa cantidad de luz solar para crecer.

5.   Riego de la planta

En solo unas semanas, las primeras hojas de albahaca pueden comenzar a crecer, pero no serán comestibles. Será necesario continuar regando la planta regularmente, especialmente en caso de calor excesivo. Después de un mes, las hojas se habrán desarrollado y se pueden recoger.

6. Conservación y mantenimiento de la planta

Para preservar mejor la planta, se debe tener cuidado de regarla regularmente, pero no en exceso para evitar que el agua se estanque y destruya la siembra. Además, es mejor no colocar la olla en un lugar donde haya demasiado viento. Finalmente, es necesario cortar las malezas y los tallos florales que crecen en la planta.

Métodos para preservar las hojas de albahaca recogidas.

1. Aceite

Después de recoger sus hojas de albahaca, puede lavarlas con agua y luego secarlas. Luego colóquelos en un frasco, uno encima del otro. Cubra todo con aceite de oliva virgen extra y guarde el recipiente en su armario. Con este método, las hojas de albahaca se almacenarán durante dos meses.

Lea también: El truco para limpiar la chimenea: la ceniza y el polvo desaparecerán

2. Sal

Para preservar las hojas de albahaca, comience lavándolas y secándolas. Luego, cubra cada hoja de albahaca con sal fina antes de ponerlas en un frasco. Este truco ayuda a preservar las hojas de albahaca durante dos meses.

3. El congelador

Para este método de conservación, lave y luego seque las hojas de albahaca. Luego picarlos finamente y remojarlos con aceite de oliva virgen extra. Divida la mezcla en la bandeja de cubitos de hielo o en varias cajas pequeñas y guárdelas en el congelador.

Lea también: Esta casa tiene solo 40 metros cuadrados: mira lo hermosa y espaciosa que es